La rifa del tigre para el presidente chino Xi Jinping

marzo 6, 2013 en Artículos, José Jesús Borjón Nieto

El vicepresidente chino Xi Jinping fue nombrado secretario general del Partido Comunista de China el 15 de noviembre últimoy asumirá el cargo de presidente de la República Popular China (RPCh) en el presente mes de marzo, sucediendo así a Hu Jintao, quien lo fue durante el pasado decenio. Si todo marcha bien y no sigueel ejemplo de la reina Beatriz de Holanda y de Benedicto XVI,Xi terminará su decenio de 69 años, una edad todavía envidiable para irse a disfrutar de un merecido descanso.

Que Xi tenga preparación necesaria para ejercer el poder en plenitud, nadie hasta ahora lo ha puesto en duda. Supongo que sus amigos lo felicitaron por su elección como secretario general del partido y pronto lo harán cuando asuma la jefatura suprema del Estado, con lo cual lo será también de las fuerzas armadas. Es de suponer que alguno de sus amigos, al darle la enhorabuena, le haya susurrado al oído medio en broma y en serio que se ha sacado la rifa del tigre o del dragón, según se estile por allá decir, aludiendo a las arduas tareas que le esperan a la vuelta de la esquina.

Entre ellas, la de mantener el elevado ritmo de crecimiento económico, sin el cual no será posible mantener la estabilidad sociopolítica de China. En este sentido, duplicar el PIB para 2020, estará en chino, nunca mejor dicho, porque se han pasado a mejor vida la mano de obra barata y los abundantes flujos de inversión externa. Ni siquiera será fácil mantener el ritmo de crecimiento en 7 por ciento, porque la abundancia ha despertado en el pueblo mejoresniveles de bienestar. Han cambiado la bicicleta por autos último modelo, viajar por el mundo y contar con un buen sistemade seguridad social. Cumplir esta tarea no será nada fácil y a las cifras me remito: se trata de una población superior a los 1,344 millones de habitantes. Hace dos años apenas 500 millones de chinos disponían de seguridad de enfermedad y sólo unos 300 millones disfrutaban de pensión. ¿Qué decir de subsidiode desempleo,seguro de maternidad o de accidentes laborales? Todo esto es todavía un sueño para los chinos.

Ojalá que esta visión de realismo político no impida análisis más optimistas del porvenir de esa gran nación asiática. Sin embargo, así como su crecimiento rápido en los últimos cinco años favoreció la exportación de alimentos,energéticos y metales de origen brasileño, peruano, argentino y chileno, puede favorecer la inversión extranjera directa en México (IED) y nuestrasexportaciones a otros países del continente americano, europeo y asiático. Como escribía recientemente un analista, México tiene la posibilidad de superar a China en el mediano plazo utilizando las cadenas globales de valor agregado. Aventajamos a los países de Sudamérica porque el 80 por ciento de nuestras exportaciones son de manufacturas mientras las de ellos son más de materias primas, ventaja que no podemos desperdiciar.