Las Inundaciones en EUA

agosto 18, 2011 en Artículos, Esmeralda García Ladrón de Guevara

Las inundaciones son un reto a vencer tanto para los países desarrollados como para los que se encuentran en vías de desarrollo. Los fenómenos naturales no respetan fronteras políticas, no evalúan indicadores de desarrollo, ni responden a periodos gubernamentales de la administración pública. Ya sea por el efecto del cambio climático, las fallas en la infraestructura, los actos por omisión de las autoridades competentes, o como efecto del comportamiento cíclico en la severidad de los eventos hidrometeorológicos, el manejo de las inundaciones es un tema presente en la agenda de muchos países, entre ellos, en la de Estados Unidos de América (EUA).

La idea generalizada de que, las afectaciones dadas por los fenómenos naturales severos son inversamente proporcionales a los niveles de desarrollo económico de las comunidades es una percepción imprecisa. Los daños y decesos en una inundación dependerán, entre otras cosas, de la cantidad de población asentada en la región afectada, de la concentración o no de actividades productivas o industriales, de la gravedad del fenómeno ante el tipo de materiales de construcción utilizado en viviendas, edificios, carreteras y puentes, de la capacidad de escurrimiento de los suelos, de las medidas preventivas aplicadas y de la calidad de respuesta ante las emergencias.

EUA posee uno de los ríos más largos del mundo: el río Mississippi. Su afluente, incluso navegable, cruza de Norte a Sur por 10 Estados del territorio estadounidense y desemboca en el Golfo de México. Este río cobra tal importancia que, desde 1879 se crea la Comisión del Río Mississippi, conformada en su mayoría por especialistas en ingeniería civil, asuntos oceánicos y atmosféricos. En temporada de lluvias y huracanes esta cuenca es objeto de una cercana vigilancia, ya que el volumen de agua se incrementa notablemente pudiendo provocar graves inundaciones, entre las más difundidas se encuentran las sucedidas tras la presencia del Huracán Katrina del 2005 en Nueva Orleans y los máximos históricos desde Mayo de este año en Tennessee, Arkansas y Missouri.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos bajo el rubro de ‘trabajo civil’ realiza, desde 1775 a la fecha, actividades referentes al manejo de las inundaciones. La gestión de inundaciones en territorio estadounidense se ha concentrado en labores técnicas tales como el encauzamiento de ríos, el uso de diques, la creación de reservorios en lagos naturales y el acondicionamiento de lagos artificiales, la construcción de presas y la colocación estratégica de esclusas. La infraestructura con la que cuenta este país para el control de las inundaciones es sorprendente.

La percepción como ejemplo de eficiencia se transforma absolutamente al visualizar las conductas predominantes en las etapas de rehabilitación, en donde presenciamos procesos altamente costosos y constantes, pérdidas humanas y estancamiento en los niveles de desarrollo de las comunidades afectadas por contingencias naturales que no corresponden al caso de una potencia mundial.

En la Unión Americana, queda aún pendiente fortalecer la responsabilidad social sobre la reducción de los riesgos, la elaboración de estrategias de rehabilitación pensando a largo plazo, establecer metas y conductas post desastre natural y, la instauración de una rehabilitación que impacte positivamente sobre los problemas socio políticos estructurales.