El Día de las Naciones Unidas

octubre 28, 2010 en Artículos, Esmeralda García Ladrón de Guevara

Desde 1948, cada 24 de octubre celebramos, con motivo de la entrada en vigor de su Carta Constitutiva, el día de las Naciones Unidas.

El preámbulo del documento que dio la razón de ser de la ONU, expresa los ideales y propósitos de todos los países cuyos gobiernos se unieron para formar este organismo internacional y mantener la paz y la seguridad internacional; fomentar las relaciones de amistad y armonía entre las naciones y; cooperar para la solución de los problemas internacionales de carácter económico, social, cultural y humanitario.

Tradicionalmente, las celebraciones en todo el mundo incluyen reuniones, deliberaciones y exposiciones sobre los objetivos, los logros y los retos de la Organización. Este año, su Secretario General Ban Ki-moon mencionó en su discurso el compromiso de hacer más: más protección en casos de conflicto armado, más lucha contra el cambio climático, más oportunidades para las mujeres y niñas frente a la injusticia y la impunidad; y, más acciones para alcanzar los objetivos de desarrollo del milenio.

Muchos han cuestionado la funcionalidad de la ONU, otros han propuesto reformas e  incluso su desaparición. Las guerras, la desigualdad, la violación de tratados, el abuso de la fuerza por las grandes potencias y la falta de mecanismos coercitivos para el cumplimiento de los acuerdos hace a algunos dudar de su utilidad. Pero debemos reconocer que en 65 años también ha habido progresos. Por mencionar un ejemplo, el Consejo Económico y Social, órgano principal de Naciones Unidas, a través de sus organismos especializados, órganos conexos, comisiones, programas e institutos de investigación cuenta con logros tangibles en materia de asistencia técnica, difusión especializada, cooperación financiera, orientación política, labores de vigilancia y protección de derechos fundamentales.

La ONU ha insistido en que, durante el 2010, las acciones de los Estados respondan a los ocho objetivos de desarrollo del milenio que son: la erradicación de la pobreza extrema y el hambre; la reducción de la mortalidad infantil; el combate del sida y la malaria; la enseñanza primaria universal; la mejora de la salud materna; la igualdad de género; la sostenibilidad del medio ambiente; y, el fomento de una alianza mundial para el desarrollo. Tareas nada sencillas que deben arrojar resultados para el 2015.

Cabe destacar que, el cumplimiento de las metas -per se titánicas- dependerá del compromiso conjunto de los gobiernos, las organizaciones civiles, las fundaciones, los grupos religiosos y el sector privado; y, no por ello olvidar que todos los anteriores están conformados por individuos, cuyas acciones deberán contribuir al interior de sus comunidades a la obtención de resultados coherentes con el espíritu del milenio.

Al mismo tiempo que conmemoramos el día de las Naciones Unidas, corresponde el día mundial de información sobre el desarrollo. Un llamado de atención oportuno a la opinión pública mundial sobre los problemas y las necesidades será clave para fortalecer la cooperación internacional. Que las celebraciones sean un pretexto para compartir experiencias, lecciones y compromisos, mismos que guíen decisiones fundamentadas que favorezcan la calidad de vida de la humanidad.