Desarrollo científico y tecnológico para una economía fuerte

marzo 21, 2011 en Artículos, Salvador Díaz Huitrón

No es nueva la aseveración de que el incremento en el presupuesto de cualquier país en los rubros de Investigación y Desarrollo, conocido por las siglas I + D, es de vital importancia para el desempeño educativo y el desarrollo científico que todos los países buscamos y necesitamos. Organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han hecho pública la coincidencia que países de primer mundo tienen a éste respecto, así como lo que países emergentes han comenzado a implementar en la última década: por ejemplo Chile.

No obstante, para Chile no solo existe el llamado I + D. Ellos han ido más allá y desde principios del presente siglo nos hablan de I + I + D, es decir, Innovación + Investigación + Desarrollo; aclarando que por innovación debemos entender el “generar valor dentro de una cadena de actividad económica”, es decir, la creación de valor en el mercado. Por ejemplo, identificaron que posen mano de obra calificada en Biotecnología y, al percatarse de que China poco a poco ha disminuido su producción agrícola como consecuencia de la migración que hay del campo a las grandes ciudades industriales, se han dado a la tarea de apostarle e invertir a ésta importante área y, hoy en día, a través de la biotecnología (agricultura, floricultura, etc.) Chile le vende a China los productos que éste último ha dejado de producir por su explosión industrial. En consecuencia, Chile creó una nueva institución llamada “Consejo Nacional para la Innovación y Competitividad” donde buscan INCREMENTAR: 1. Desarrollo de Capital Humano, 2. Infraestructura para la Innovación, 3. Impulso a la Ciencia (I+D), 4. Innovación en la Empresas, 5. Participación de las Regiones; donde participan: El presidente, Ministerio de Economía, Ministerio de Agricultura, Ministerio de Educación, Ministerio de Relaciones Exteriores, Empresas, Universidades, Institutos Tecnológicos, Sociedad, y Socios Internacionales.

Éste nuevo Consejo Nacional (CNIC), a través del renglón “Desarrollo de Capital Humano”, se encuentra impulsando la educación del país donde analiza y enfatiza en renglones como la cobertura, la calidad, velocidad en el cambio, etc.; y de donde determinan diferentes iniciativas.

Por lo tanto, dos puntos clave deberían ser:

  • El esfuerzo en el Capital Humano debe enfocarse a largo plazo
  • Se deben formular apuestas, como el I+I+D

Si para lograr algo de lo anterior, la educación en el Estado de Veracruz debe sufrir una transformación profunda, sin duda la tarea se convierte en importante y difícil, pero debemos enfocarnos a largo plazo. Ningún país ha obtenido logros de un día para otro. China ha dado muestra de ello invirtiendo en la educación de su población desde hace más de 25 años y, hoy en día, cosecha los buenos resultados que podemos observar en las pruebas que se realizan a nivel mundial a través de la ONU, los llamados Test PISA, etc.

Lo que si se puede realizar a corto plazo es un cambio de ideología en los enfoques para la obtención de resultados a largo plazo. Recordemos que muchos de nuestros competidores comerciales (países) nos llevan ventaja, y si lo que buscamos es una economía fuerte a través del desarrollo científico y educación, debemos redoblar esfuerzos e innovar en éste rubro.