Entusiasmo por México en la cumbre de Davos

febrero 27, 2013 en Artículos, José Jesús Borjón Nieto

En el reciente  foro económico mundial realizado en Davos (Suiza), hubo comentarios favorables al desempeño económico de México, entre los cuales sobresalió el de Joseph Siglitz, quien  afirmó  que nuestro país está resultando  más competitivo que China y que  el nuevo gobierno mexicano ha comenzado con éxito  su gestión desde el pasado mes de diciembre.

La  declaración del premio nobel de economía 2001 contrastan con el realismo de la directora del FMI, Christine Lagarde, quien   instó  a la zona euro, EU y Japón a “mantener el impulso económico” toda vez que  su recuperación económica para 2013 es todavía “frágil y tímida”.  También contrasta con la opinión de economistas nuestros quienes sostienen que al margen del optimismo de inicio de sexenio, advierten que  la actividad económica del país es más débil que en trimestres anteriores, aun cuando estiman que continuará  la expansión en los sectores de  comercio,  transporte y servicios, gracias a la robusta estructura financiera que permite sortear el impacto de la inestabilidad de algunos de nuestros socios comerciales, en particular el todavía no resuelto problema de la deuda en EEUU.

En este contexto, se espera que el entusiasmo despertado por la revista  The Economist y ahora en el Foro Económico Mundial encuentre soporte en  las tantas veces prometidas  reformas  estructurales, principalmente la hacendaria, la energética y la de telecomunicaciones.  En este mismo entorno, fue oportuna la declaración del titular de la SHyCP, Luis Videgaray quien destacó la necesidad de contar  en el presente año con dichas reformas, aprobadas en el Acuerdo por México, firmado por los líderes de las principales fuerzas políticas en diciembre pasado. Aclaró sin embargo que se realizarán no a cualquier precio sino conservando la estabilidad social y económica del país, para conservar los correspondientes márgenes de maniobra en la toma de decisiones y que implican: la contención de la inflación y el balance adecuado del sistema bancario, que tantos esfuerzos implicó para la sociedad mexicana.

Al lado de esa posición oficial,   los analistas en general son conscientes de que el sistema financiero mexicano sigue siendo vulnerable, sobre todo porque no se ha liberado del todo de las prácticas de lavado  de dinero en algunas entidades financieras pequeñas, como las sociedades de objeto múltiple (Sofom), e incluso en centros cambiarios y casas de bolsa. Para hacer frente a estas irregularidades, se requiere incrementar el intercambio de información en los sectores del sistema financiero y la creación de una identificación única para los usuarios del mismo. Se requiere, además, un manual que incluya políticas de prevención de lavado  de dinero y exigir su obligatoriedad  y observancia, ya que en aras de la competencia, los negocios no regulados cambian cualquier cantidad superior a los 10 mil dólares permitidos.