Educación de Calidad y formación de Recursos Humanos

marzo 20, 2012 en Artículos, Martha Elena Nava Tablada

En esta ocasión abordamos la importancia que tiene la educación de calidad y la formación de recursos humanos en investigación científica para el desarrollo de México.

Al respecto en el Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012 se afirma que la inversión en educación tiene alta rentabilidad social y es un motor para estimular el crecimiento económico, mejorar la competitividad e impulsar la innovación. Lo anterior se constata al observar que las naciones con mayor nivel de desarrollo se distinguen por haber puesto especial atención en la provisión de una educación de calidad y la formación de recursos humanos en ciencia y tecnología. Reforzando lo dicho, la UNESCO advierte que sin instituciones de educación superior y de investigación sólidas, los países en desarrollo no pueden apropiarse y aplicar los descubrimientos más recientes, aportar contribuciones propias, ni reducir la brecha económica y social que los separa de las naciones desarrolladas. En cuanto a la situación en México, el titular de la Academia Mexicana de las Ciencias declaró que en el país los recursos destinados a la ciencia, la tecnología y la innovación son insuficientes, por lo que seguimos vendiendo recursos naturales y comprando conocimiento y tecnología. Aunado a lo anterior, la más reciente publicación del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, denominada el Ranking Nacional de Ciencia y Tecnología 2011, indica que en México existe una gran asimetría de capacidades científicas y tecnológicas entre los estados, ya que sólo 11 resultaron con calificación positiva en el ranking global y corresponden a las regiones del centro, norte y El Bajío, encontrándose en los tres primeros lugares el Distrito Federal, Nuevo León y Morelos. En contraste, las entidades más rezagadas (Guerrero, Oaxaca y Chiapas) se ubican en el sur del territorio nacional. Los datos del ranking también denotan que los esfuerzos realizados para federalizar la ciencia han tenido pocos resultados positivos, ya que desde hace dos décadas los estados más desarrollados son los que registran mayores avances en el ámbito educativo, científico y tecnológico. Para promover la federalización, el programa de Fondos Mixtos ha sido el pilar del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), aunque este esquema implica una inversión uno a uno entre el gobierno federal y los gobiernos estatales, de modo que beneficia a aquellas entidades con mayor presupuesto destinado al tema. Es importante aclarar que los resultados del ranking no representan un juicio calificativo sobre las políticas locales, sino que son una herramienta que ayuda a identificar las prioridades en las que pueden trabajar los gobiernos estatales.

Finalmente, la Academia Mexicana de la Ciencias elaboró a finales de 2011, un documento titulado El único camino hacia el desarrollo de México pasa por el conocimiento, en el cual plantea cuatro recomendaciones para intentar cambiar el panorama descrito: 1) mejorar la calidad de la educación básica en ciencia; 2) incrementar la producción y calidad de los recursos humanos altamente capacitados; 3) mayor prioridad gubernamental al sector (promoviendo una Secretaría de Estado en Ciencia); y 4) aumentar la inversión en desarrollo científico al 1% del Producto Interno Bruto, como establece la Ley federal en la materia.