La fuerza del Dragón se disipa

marzo 15, 2012 en Artículos, Salvador Díaz Huitrón

En el año 2001, cuando China se unió a la Organización Mundial de Comercial (OMC), éste venía creciendo a tasas de dos dígitos y México, desde entonces, venia a la sombra del gigante asiático en lo que a su participación dentro del mercado americano se refiere. Sin embargo, en los últimos 4 años la situación está dando un giro, al parecer, a favor de México.

En 2002, los salarios de China eran 240 veces más baratos que los de México, lo que anulaba la ventaja de México como país vecino de Norteamérica. En 2005, China poseía los niveles más bajos de costo de manufactura, por debajo de India, Vietnam, Rusia y México. En 2007, inició lo que posteriormente fue una tendencia de abaratamiento de costos de manufactura en México. Hacia 2008, China congeló el salario mínimo para apoyar a los exportadores de su país a contener los precios debido a la crisis global que desató Estados Unidos. Sin embargo, a finales de 2009, el “Dragón” se vio obligado a incrementar sus salarios hasta un 20% en diversas ciudades por presiones políticas. Ello, junto a la revaluación que tuvo su moneda (yuan) frente al dólar y al incremento del costo del flete debido al alza de los combustibles de transporte, hizo que en la primera mitad de 2010 (por primera vez desde el 2001) México mostrara un crecimiento mayor al de China dentro del mercado americano. Lo que ha sido factor clave para atraer inversiones a México en diversos sectores como: fabricación de maquinaria, equipo, automotriz, aeroespacial, eléctrico, y electrónico. La empresa americana Meco que fabrica sillas plegables y asadores, y la empresa canadiense Research in Motion que produce bienes electrónicos lo demuestran; ambas trasladaron operaciones a nuestro país. En 2011, los salarios en China aún fueron más baratos que en nuestro país un 14%, sin embargo la diferencia es mucho menor.

Hoy en día, considerando de manera conjunta factores como el tipo de cambio, el costo de la mano de obra, costo de transportación, materias primas, inventarios, costo del capital de trabajo e impuestos, México se ubica como el país con los costos de manufactura más bajos del mundo, superando a Vietnam, India, Rusia y China. Por otro lado, se estima que para el 2015, China y Estados Unidos tendrán iguales costos de manufactura, favoreciendo, aún más, la industria manufacturera de México.

Por lo tanto, y en una época de inestabilidad mundial que nadie hubiera pensado décadas atrás, México podría estar viviendo una nueva coyuntura económica inmejorable por una combinación de factores internos y externos, esperemos que la inseguridad percibida en los inversionistas extranjeros no juegue en contra de las capacidades y de la estabilidad económica que muestra México.