Las inundaciones en la India

agosto 4, 2011 en Artículos, Esmeralda García Ladrón de Guevara

La observación de las experiencias en el manejo de las inundaciones severas en territorio Indio nos ofrecen perspectivas normativas, institucionales y socio organizativas de utilidad para el caso de la entidad veracruzana; en particular, en lo que respecta a la etapa de rehabilitación post desastre natural.

Las inundaciones en la India destacan como los desastres naturales con mayor incidencia, ya sea por el comportamiento pluvial y su efecto sobre sus cuencas hidrográficas, la ruptura de diques y/o las anegaciones en regiones bajas o deltas. En esta región, las lluvias no manifiestan un patrón regular en cantidad o frecuencia, incluso ni en ubicación geográfica, ocasionando que las autoridades y la población deban enfrentar eventos generalmente inesperados.

Acorde a los datos oficiales del Gobierno Indio, este país cuenta con una extensión de 329 millones de hectáreas, de las cuales cerca de un 15% es susceptible a una inundación y sólo un 5% ha sido objeto de protección gubernamental a través de la construcción de diques, canales de drenaje y provisión de plataformas.

El Gobierno central es el encargado del rescate, auxilio y rehabilitación de las comunidades propensas a inundaciones y también provee asistencia a los países fronterizos con el mismo fin. Las autoridades apoyan el proceso proporcionando recursos financieros y su logística (transportes, difusión de alertas, etc.), pero los actores principales son los miembros de las comunidades afectadas.

La responsabilidad ante los desastres también corresponde a los niveles locales. Un comisionado central debe acompañar al de distrito durante la emergencia. Los planes preventivos de las comunidades establecen tareas específicas y ejecutores acorde al tipo de calamidad, aprobados con anterioridad por el Gobierno del Estado.

Por su lado, la producción normativa de las actividades públicas en caso de desastre natural se encuentra reflejada en 11 instrumentos jurídicos que abordan tareas preventivas, de emergencia y rehabilitación, mostrando un trabajo legislativo dinámico y comprometido ante los retos que genera la gestión integral de los desastres naturales.

La devastación con la que frecuentemente ha sido objeto la India, les ha permitido la mejora continua de labores de colaboración entre instancias gubernamentales, agencias civiles, organismos no gubernamentales y los miembros de la sociedad.

La financiación post desastre natural de la India descansa en el Fondo de Rescate de Calamidades, en donde el 75% de los montos se realizan a cargo del Gobierno Central y el restante proviene de los recursos de los gobiernos locales.

Los costos de reparación son compartidos simbólicamente entre entidades públicas y la población. Por ejemplo, en el caso de la vivienda corresponde un 8% a la comunidad afectada y generalmente es compensado con trabajo, impactando de forma paralela en las cifras de desempleo y, garantizando a su vez que, los ingresos adicionales se inviertan en la rehabilitación de la misma zona. Por otro lado, en la restauración del agua potable, cada habitante se hace cargo de los costos de conexión pero su pago se destina a la creación de un fondo para futuras eventualidades.

Lo anterior ejemplifica un sistema gubernamental que fomenta la resiliencia de sus comunidades. La práctica de responsabilidades compartidas no omite el desempeño gubernamental, sino que es canalizado al fortalecimiento de las comunidades y el incremento de sus capacidades de recuperación tras un desastre, incrementando un capital social activo y responsable.