¿Es seguro Veracruz? (II)

marzo 24, 2011 en Artículos, Jorge Rebolledo Flores

Elaborábamos en la última entrega sobre una pregunta complicada y ya ineludible. ¿Es seguro Veracruz? En dicha ocasión me situé en el nivel de la percepción y la circunstancia personal para afirmar que la entidad es segura. En esta ocasión abundare sobre la evidencia empírica y los datos duros para complementar y matizar mi anterior explicación.

En un reciente estudio, “Homicidios 2008-209, La Muerte tiene Permiso”, Fernando Escalante, catedrático del Colegio de México consigna que “entre 1990 y 2007 la tasa nacional de homicidios había disminuido sistemáticamente, año tras año; hasta alcanzar un máximo de 19 homicidios por cada 100 mil habitantes en 1992, y a partir de entonces comenzó a bajar hasta llegar a un mínimo de ocho homicidios por cada 100 mil habitantes en 2007.”

Sin embargo, “en 2008-2009 el homicidio en México se disparó por encima de toda lógica social y toda tendencia estadística previa.” El afortunado y oportuno estudio de Escalante nos hace saber que (en sus palabras) “esta tendencia es mucho más pronunciada en las grandes ciudades; así como en los municipios que reciben importantes flujos migratorios, y en todas las ciudades de más de 50 mil habitantes con paso de frontera en el norte del país. Lo mismo sucede en la cuenca occidental del río Balsas, entre Guerrero y Michoacán, y en la parte más alta de la Sierra Madre Occidental, en los límites de Sinaloa, Chihuahua y Durango.”

¿Y Veracruz?

Del análisis de Fernando Escalante se desprende que en 2009, 16 de los 32 estados tenían una tasa de homicidios inferior a 10 por cada 100 mil habitantes, es decir, cercana a la más baja tasa nacional de los tiempos recientes: Yucatán (1.9), Querétaro (5.1), Aguascalientes (5.8), Hidalgo (5.9), Baja California Sur (6.01), Puebla (6.2), Campeche (7.2), Tlaxcala (7.3), San Luis Potosí (8.4), Tabasco (8.4), Zacatecas (9.3), Guanajuato (9.7), Veracruz (9.5) y Jalisco (9.7).

Las cifras son paradójicas. “En conjunto, los estados (Veracruz entre ellos) con tasa inferior a 10 homicidios por cada 100 mil habitantes reúnen al 42% de la población del país y concentran alrededor del 18% de los homicidios de los últimos dos años. Visto en perspectiva “casi la mitad de la población del país vive en territorios en que la tasa de homicidios está cerca del mínimo histórico para México.” Sin embargo, se advierte una preocupante evolución en las tasas de homicidios en los últimos tiempos a nivel nacional. Más allá de la percepción personal, debe decirse que Veracruz –aunque todavía seguro- es parte de este fenómeno. Los desafíos proyectados a futuro requieren de muchos trabajos serios –como el de Escalante- para poder afinar el diagnostico de lo que acontece y como hacerle frente. No solo estadísticas.

La experiencia indica que la frialdad de los números debe ser interpretada en su contexto. Recuérdese el letrero que saludaba al visitante en la puerta de la oficina de Albert Einstein en la Universidad de Princeton: No todo lo que se cuenta, cuenta y no todo lo que cuenta es contado.  A eso nos avocamos!