La Empresa Biotecnológica

octubre 7, 2010 en Artículos, Esmeralda García Ladrón de Guevara

El 1° de octubre de 2010 se adopta el régimen internacional sobre el acceso y la participación de los beneficios de los recursos genéticos, ello con el fin de alentar una distribución equitativa de los beneficios derivados de su utilización. ¿Cuál sería la relación de estos acuerdos con los intereses de la industria biotecnológica?

La industria biotecnológica es altamente heterogénea, se diferencia por su grado de investigación, comercialización e inversiones. Los niveles de investigación se traducen en la producción del conocimiento; la comercialización en la habilitad de mercantilizar o lucrar el conocimiento, es decir, en la transformación de la investigación en una actividad comercial; y, las inversiones son la capacidad financiera con la que cuenta la industria para la realización de sus actividades ya sea de investigación, comercialización o algunas otras.

El negocio biotecnológico utiliza grandes cantidades de dinero en la investigación para recibir a largo plazo las ganancias correspondientes al uso comercial de sus hallazgos, para estas operaciones necesitan de las inversiones de capital de riesgo que se ubican principalmente en los contratos de investigación, alianzas y ventas de acciones de sus empresas. La creación de productos biotecnológicos toma una década o más, y tan sólo una de entre aproximadamente 1000 innovaciones patentadas produce un material comercial exitoso, lo que refleja el alto costo que acarrea esta actividad y la necesidad de trabajar conjuntamente en varios proyectos.

La biotecnología adquiere una creciente importancia en la economía, consideremos el caso de un conglomerado agroquímico y biotecnológico estadounidense llamado Monsanto para ejemplificar el espíritu empresarial, emitan ustedes sus conclusiones sobre la viabilidad de una repartición de beneficios.

Creada en 1901 en San Louis EUA, bajo el nombre de Monsanto Chemical Works cambia su nombre en 1964 por el de Monsanto Company, iniciando su actividad manufacturera con la producción de sacarina que vendía en su totalidad a Coca-Cola. Desde 1982, se interesa en las modificaciones genéticas de las plantas, en particular, semillas. Monsanto es el responsable de la producción de maíz del Oeste de EUA, la soya de Alabama y Brasil, la canola de Canadá, el trigo de todo el mundo, el algodón de Texas, Egipto, India y China, la yuca de Kenia, el café de Costa Rica, la remolacha azucarera de Bélgica, las viñas de Francia, las papas de Idaho, el olivo de España e Italia, los cítricos de Florida, el caucho de Malasia y los lácteos de Wisconsin.

Cuenta con inversionistas pertenecientes a bancos (American Express, National City Bank, etc.), aseguradoras (Aetna, Alliance, Fidelity, Liberty, Lloyd’s, etc.), hospitales, fundaciones (Oppenheimer, Monsanto Fund, etc.), bufetes de abogados y empresas (tales como Concord, Eaton, Merryl Lynch, JC Penny, Coca-Cola y Pepsico, etc.) Para proteger sus creaciones biotecnológicas, Monsanto usa un ‘Acuerdo de Innovaciones Tecnológicas’, mediante el cual obliga a los granjeros a desconocer el derecho de re-cultivar las semillas almacenadas de una temporada a la otra. La empresa no provee de semilla a aquellos que no firmen el contrato y penaliza a aquellos que los violan. La Cortes solucionan las controversias con base en el poder legal de un contrato, sin importar el impacto público que genera tal práctica. Seguramente veremos algunas incompatibilidades de intereses o ¿no?